1 oct. 2007

Vagabundo

Siempre solitario
de corazón marchito,
va por las calles
el vagabundo tranquilo.

Su cuerpo de hierro
soporta hasta el más pesado frío.

Sin dinero,
anda vagando por las calles
tratando de soportar su destino.

Bañado en vicios nace,
bañado en vicios vive y muere
un soldado más
del ejército de los vagabundos,
sin camino y sin destino.

Nayuribe Montero Jiménez
Generación 2005
Teatro-Folclore